Prisionera



Prisionera
Verónica Segura

Prisionera
deja ya de mirar la puerta,
por ahí no es la salida

No malgastes tu fuerza en protestas que sólo avivan tu rencor
No inviertas más esperanza en reformar el mundo externo
No hay periodista, juez o médico capaz de devolverte la alegría, ni otorgarte libertad

Si acaso puedes confiar en alguien
-y eso es contando con mucha suerte-
será en tu compañera de celda

Juntas podrán inventar un lenguaje de señas que nadie más entienda
dejar que el dolor salga a olisquear como gato, sin el temor de siempre,
tomar turnos para cincelar cada una su túnel mientras la otra hace guardia

Y si algún día llegaras a ver la luz al final del pasadizo, celebra
Entonces sabrás que no huiste
porque la vía que cavaste fue subcutánea
y en tu interior existe todo, menos sepultura

Si algún día es tu propio abismo el que te incita,
y estás dispuesta a no volver a pagar el rescate…
sabrás que en ti cabe todo lo que necesitas


Entonces habrás encontrado la entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario